13 de agosto de 2017

OCTOBER 31 - THE FIRE AWAITS YOU (1997)




El primer álbum de esta banda formada por el inquieto King Fowley, vocalista y batería, quien también forma parte de Deceased, banda de culto en la escena thrash - death. Es por tanto como un proyecto paralelo en el que Fowley muestra su faceta más enfocada en el Metal tradicional, de influencias tipo Maiden, Judas, NWOBHM,  pero con un toque más ominoso y salvaje.
En el momento de grabar este álbum la formación se había quedado en trío, con las tareas guitarreras a cargo de Brian Williams y con Jim Hunter al bajo. Un disco muy atractivo sobre todo por el sonido y el estilo: áspero, fiero y crudo como un bistec vuelta y vuelta. Un disco de esos que rezuman sudor y adrenalina, como está mandado. Producción la justa para distinguir los instrumentos con sonido óptimo, riffs a porrillo, velocidad, cambios de ritmo, épica y textos que podrían haber sido escritos por Poe, una versión de una oscura banda canadiense (Witchkiller), una instrumental electrificante, etc etc, con sabor a solera, a tradición pura y genuina. Una mezcla la mar de seductora  y apetitosa para todo Headbanger. Otra gema oculta en las catacumbas del Metal, dispuesta a partirte el cuello sin piedad. 





1 de agosto de 2017

PANDEMONIUM - THE KILL (1988)






Tercer y último disco publicado por la banda de los hermanos Resch. Tras mudarse a Los Angeles y ser la primera banda originaria de Alaska en conseguir un contrato discográfico (con Metal Blade), sacan al mercado este 'The Kill', producido además por el afamado Bill Metoyer.  Pandemonium repiten fórmula al tratar de aunar el sonido más oscuro y duro, deudor de Black Sabbath o Rainbow, con la movida 'glam' a lo Mötley Crüe o Twisted Sister. El resultado es algo ambiguo.  Hay buenos momentos en temas como 'Cold Night', 'Madness Ascending', 'Driving Away' o 'The Will To Kill', con un buen trabajo de David Resch a las guitarras por encima de una muy buena base rítmica (con nuevo batería, Dave Graybill), buenos riffs, algún intento algo más comercial en 'When It Comes To The End', y un par de versiones, el archiversioneado 'Radar Love' de Golden Earring y el 'Snowblind' de los maestros Black Sabbath , que conforman, en general, un disco bastante correcto. Como digo, Pandemonium trataron de repetir la receta de su trabajo anterior,'Hole In The Sky', (1985). De todas formas, la cosa se fue al traste, dejando como legado un buen trío, si no de ases, al menos de damas. Hay que reconocerles, también, su entrega, honestidad y seriedad como músicos hasta el final, (manteniendo también hasta el final la tradición de portadas horribles). Teloneros de lujo para amenizar una calurosa tarde de agosto...